Cabecera

Cabecera

23 abril 2012

¿Qué es Ciencia en Redes?

Desde el nacimiento de las redes sociales, el mundo de la ciencia ha participado activamente en todas las posibilidades que han ofrecido estas nuevas herramientas digitales. Sin embargo, no han podido disfrutar de un evento en el que debatir de forma exclusiva de ciencia 2.0.
Este encuentro, eminentemente práctico, persigue convertirse en la referencia de debate sobre todos y cada uno de las campos donde el mundo de la ciencia y los científicos pueden aprovecharse de estas nuevas formas de comunicación.
Ciencia en Redes es un evento destinado a periodistas, investigadores, comunicadores, museógrafos e instituciones y empresas dedicadas a la ciencia y el I+D+i. Es el primer evento de España destinado específicamente a la formación 2.0 en ciencia y tecnología.
Te esperamos el proximo 24 de abril en “La Casa Encendida”

¿Qué es Ciencia en Redes?

LA UNIVERSIDAD DE MÁLAGA MUESTRA EN EL PARQUE DE LAS CIENCIAS LOS AVANCES EN EL DISEÑO DE SOFTWARE

Fuente: Parque de las Ciencias.

La Universidad de Málaga expone los avances desarrollados por sus científicos en el ámbito del software desde ayer y hasta el próximo 20 de mayo. Bajo el título ‘El software, motor de la innovación y el desarrollo tecnológico’, los investigadores del Grupo de Investigación en Ingeniería del Software (GISUM) abren una nueva ‘Ventana a la Ciencia’ en el Parque de las Ciencias. En ella el público podrá experimentar y probar algunas de las principales aplicaciones informáticas que han desarrollado en áreas tan diversas como el control de una central nuclear, la localización de horarios y líneas de transportes o la detección de problemas de conectividad en la red, entre otros.

El eje de la Ventana se centra fundamentalmente en la propia experiencia del público con las aplicaciones desarrolladas porque como afirman los responsables del grupo GISUM “el software ni se ve, ni se toca, ni pesa, ni existe como elemento físico. El software solo se puede conocer por sus efectos o resultados e incluso estos, en la mayoría de las ocasiones, no son tampoco fácilmente observables”.

Para ello, los visitantes podrán comprobar cómo se actualizan las señales de entrada y salida gracias a un software diseñado para el control de una central nuclear o probar el servicio NLINEA creado por el grupo para dar información sobre el transporte público a los usuarios de móviles. Este sistema aporta información sobre horarios y rutas de transporte público en función de la ubicación del usuario detectada por GPS. Este software, que se descarga en el móvil de forma gratuita, actualmente está en servicio en el Consorcio de Transportes del Área Metropolitana de Málaga.

Otra de las herramientas que han traído hasta el museo es el TestelDroid. Se trata de un software producido para móviles con el sistema operativo Android, que permite detectar los problemas de conectividad, al tiempo que ofrece información para mejorar el funcionamiento de otras muchas aplicaciones. Es un instrumento de gran utilidad principalmente para las empresas de telefonía móvil que pueden usar esta aplicación para detectar si los problemas de conectividad se deben a su red o al terminal del usuario.

‘Vídeo VANETS: Redes inalámbricas optimizadas entre vehículos’ es el nombre de otro de los proyectos que presentan. En este caso lo que exponen es un conjunto de aplicaciones en las que están trabajando actualmente y que persiguen desde mejorar las redes inalámbricas entre vehículos, hasta conectarlos con mobiliario urbano como semáforos, balizas wifi. En definitiva, se trata de la creación de nuevos softwares con utilidades finales para el conductor y los viajeros.

Además de las demostraciones, la importancia del software como motor de la innovación y el desarrollo tecnológico se expone a través de paneles, fotografías y algunos componentes cedidos para esta muestra por el Museo Histórico de Ingeniería Informática de la Universidad de Málaga.

A la inauguración de la Ventana asistieron Antonio Argüelles, delegado de Economía, Innovación y Ciencia; Mª Dolores Suárez, vicerrectora de Política Científica e Investigación; Francisco Ledesma, concejal delegado de Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Granada; María Valpuesta, vicerrectora de Investigación de la Universidad de Málaga; José María Troya, director científico de la Ventana, y Ernesto Páramo, director del Parque de las Ciencias.

Otros proyectos
La siguiente universidad en mostrar sus líneas de investigación en la ‘Ventana a la Ciencia’ es la Universidad de Granada, que cerrará la programación con un espacio dedicado a los últimos avances en las ciencias del deporte.

La ‘Ventana a la ciencia’ está diseñada como un espacio transparente abierto a la actualidad de la ciencia y la tecnología en Andalucía. En ella, grupos de investigación de las nueve universidades andaluzas han mostrado las líneas de investigación e innovación en las que trabajan y han acercado su actividad a la sociedad para fomentar vocaciones científicas.

El proyecto está financiado por la Consejería de Economía, Innovación y Ciencia y desarrollado en colaboración con las nueve universidades andaluzas, que, durante los cursos académicos 2010-2011 y 2011-2012, han abierto sus laboratorios en el museo. La temática de estas ventanas ha sido muy variada y ha abarcado todas las disciplinas científicas desde la nanoquímica o la historia hasta la robótica o la apicultura.

Más información: www.parqueciencias.com

ANA VILLAESCUSA: “PRESENTAR LA CIENCIA DE FORMA CERCANA Y DIVERTIDA Y ESTIMULAR LA CURIOSIDAD ES CLAVE PARA DESPERTAR VOCACIONES CIENTÍFICAS”



Fuente: Miguel Carrasco.


Lo que comenzó hace siete años en el patio del Colegio María Auxiliadora de Algeciras se ha convertido en este tiempo en una de las ferias científicas más consolidadas de Andalucía, que reúne cada año a una quincena de centros educativos, casi 900 alumnos y más de 5.000 visitantes en torno a la ciencia y el conocimiento. La impulsora de aquel primer ‘experimento’, Ana Villaescusa, puso su empeño al año siguiente en que la cita fuera anual y saliera a la calle, con el fin de acercar el conocimiento a los ciudadanos. El crecimiento de la cita llevó a sus promotores, todos profesores de ciencias que debían sacar horas de donde no las tenían para poder organizar las jornadas, a constituirse en Asociación. Villaescusa, infatigable, es su presidenta. Tras el cierre de la sexta edición, las Jornadas de Ciencia en la Calle afrontan su siguiente reto: convertirse en muestra comarcal.
Pregunta (P): Pocas horas después del cierre de la sexta edición, ¿qué balance hace de las Jornadas de Ciencia en la Calle ‘Diverciencia’?

Respuesta (R): El balance es muy bueno, la acogida ha sido excelente, hemos recibido a mucho público y el ambiente entre los centros participantes ha sido muy bueno. Paralelamente, las experiencias presentadas han registrado un buen nivel, no defraudan ningún año.

P: ¿Qué novedades ha presentado este año la muestra?

R: Me ha parecido importante la participación de la Fundación Descubre y su implicación en la creación de la Red de Ferias de la Innovación y el Conocimiento de Andalucía. Esto ha posibilitado el intercambio de experiencias con centros de otras provincias, como el IES Bezmiliana del Rincón de la Victoria (Málaga), que también celebran eventos parecidos. Paralelamente, Descubre nos ha prestado un apoyo en algunos aspectos importantes, como la financiación de camisetas o las labores de gabinete de prensa. La beca para que el equipo ganador presente en la Feria de la Ciencia de Sevilla su trabajo es también una magnifica idea. La posibilidad de disponer del Ciclo de Cine Científico y la exposición ‘Los enlaces de la vida’, junto a la mayor implicación del Ayuntamiento de Algeciras, que ya tiene su propio stand sobre educación medioambiental, son también novedades importantes.

P: A ello se une una mayor presencia de la Universidad de Cádiz…

R: Efectivamente. La Escuela Politécnica Superior, que tiene stand desde el primer año, ha querido en esta convocatoria presentar sus propias experiencias y no solo ser un stand informativo sobre los estudios de Ingeniería.

P: ¿Qué cambios ha experimentado Ciencia en la Calle desde su puesta en marcha hace seis años?

R: Los principales avances se han llevado a cabo este año como he comentado, ya que el número de centros participantes es casi el mismo desde la primera edición, aunque no siempre han sido los mismos.

P: ¿Cómo surgió la iniciativa entre el profesorado de organizar un feria de divulgación científica?

R: Todo comenzó en el colegio María Auxiliadora hace ya siete años La actividad ‘Ven, pasa y disfruta’ convirtió uno de los patios del centro educativo, en el que imparto Biología, en un enorme laboratorio. Invité a compañeros de otros centros con sus alumnos y la acogida fue muy buena. Aquel mismo año visité con mis alumnos la Feria de la Ciencia de Sevilla, me encantó la idea y a partir de ahí y con el apoyo del CEP de Algeciras, el Ayuntamiento y Cepsa, pusimos en marcha la iniciativa. Un año después doce centros montamos nuestro expositor en la Plaza Alta. De aquellos momentos recuerdo la ilusión de un sueño cumplido, cuando cerramos las Jornadas todos estábamos contentísimos de lo conseguido. Fue muy emocionante.

P: ¿Cree que en este tiempo se han alcanzado los objetivos?

R: Nos pusimos como objetivo divulgar la ciencia, acercar a la ciudadanía el trabajo científico, tan próximo habitualmente a nuestra vida cotidiana, y animar a los alumnos hacia los estudios de ciencias. Y yo creo que en gran medida sí que lo hemos logrado. Cuando comienzan el curso los alumnos ya están preguntando qué vamos a hacer ese año. En cualquier caso, creo que es una labor sobre la que tenemos que seguir trabajando. Muchos alumnos siguen todavía huyendo de las ciencias porque las consideran difíciles.

P: ¿Cuáles son a su juicio las claves para hacer accesible la ciencia a los niños?

R: Presentarla de forma cercana y divertida. Estimular en ellos la curiosidad.

P: ¿Cómo cree que se pueden despertar vocaciones científicas?

R: Con la organización de actividades de este tipo desde luego, además de otras como acercarlos a entidades e instituciones en las que se trabaje la ciencia, como los museos, los parques de la ciencia etc.).

P: ¿Qué retos de futuro se plantea las Jornadas de Ciencia en la Calle?

R: El primero se nos presenta el próximo año, ya que el VIII Encuentro de Alumnado Investigador de la provincia de Cádiz se celebrará en Algeciras y queremos unirlo a las Jornadas.

P: ¿Cuál será el camino que recorrerá la muestra en las próximas ediciones?

R: Sería deseable que se convirtiera en una cita comarcal. Es el deseo también de las instituciones que nos apoyan, pero para ello necesitamos más espacio y mayor financiación.

P: ¿Cómo ve el panorama de la divulgación científica en Andalucía?

R: Me parece que va por buen camino gracias a este tipo de actividades y a celebraciones como la Semana de la Ciencia y la Tecnología, que permiten acercar al alumnado y el público en general el trabajo científico. La labor y el apoyo de instituciones como la Fundación Descubre es también destacable.

18 abril 2012

IV FERIA DE LAS CIENCIAS IBN AL-BAYTAR

26 de abril
Plaza de la Mezquita
Arroyo de la Miel (Benalmádena)

Grupos de alumnos de primaria y secundaria de diversos centros de la provincia, desarrollarán experimentos científicos en las casetas instaladas en la plaza de la Mezquita de Arroyo de la miel (Málaga). El acceso es libre. La actividad es por la mañana y por la tarde, por la experiencia de años anteriores por la mañanan suelen visitarla grupos escolares y por la tarde público en general.

15 abril 2012

También vales para científico


Certamen · hasta el 16/05/2012
Para participar elige una experiencia u observación científica que atraiga especialmente tu atención, tendrás que desarrollar este experimento y grabarlo en un vídeo de no más de 8 minutos. Decide como participar: en solitario o en grupo.
La técnica utilizada para la realización de los videos será libre.
Bases del concurso (pdf 698kb) [Descargar]
Formulario de inscripción (doc 723kb) [Descargar]
Instrucciones para subir un video a Youtube (pdf 847kb) [Descargar]
Póster (pdf 280kb) [Descargar]
Tipo de evento: Certamen
Organizador: Instituto de Física de Cantabria (CSIC-Universidad de Cantabria)
Fecha inicio: 19/03/2012 00:00
Fecha fin: 16/05/2012 00:00

03 abril 2012

INVESTIGADORES ALMERIENSES UTILIZAN LUZ ULTRAVIOLETA PARA DESINFECTAR HORTALIZAS - CienciaDirecta

19/03/2012

Fuente: María José Llobregat/ Programa de Formación de Monitores en Materia de Divulgación del Conocimiento

Investigadores del Centro Tecnológico para la Industria Auxiliar de la Agricultura (TECNOVA) han conseguido reducir entre un 20 y un 50 por ciento la podredumbre de productos hortofrutícolas como el calabacín y la berenjena mediante la aplicación de radiación ultravioleta.

Esta técnica supone, en algunos casos, una alternativa a los higienizantes clorados (lejía) que se suelen utilizar como desinfectantes. Además, la radiación acelera la capacidad de los vegetales para producir antioxidantes, beneficiosos para la salud de los consumidores.

En concreto, los expertos han utilizado luz ultravioleta tipo C (UV-C) para desinfectar la superficie de frutas y verduras frescas y de los productos mínimamente procesados en fresco (IV gama), es decir, aquellos que se presentan cortados, pelados, lavados y envasados, listos para consumir.

Los ensayos realizados han demostrado que la potencia energética de la radiación UV-C actúa contra todo tipo de microorganismos (bacterias, virus, hongos, etc) dañando su ADN e impidiendo, por tanto, su reproducción. En el caso del calabacín y la berenjena, uno de cuyos principales problemas es su deterioro a causa del hongo Botrytis, o la bacteria Erwini, la aplicación de ultravioleta ha disminuido la microflora inicial consiguiendo reducciones de podredumbre entre un 20 y un 50 por ciento.

“En España, las pérdidas postcosecha se sitúan en torno al 20 por ciento. Por ejemplo, si en una partida de berenjenas una media del 10 por ciento no se puede aprovechar porque está deteriorada, aplicando esta tecnología conseguiríamos reducir considerablemente los productos inservibles”, explica el investigador del área de Tecnología Postcosecha y Envasado de Tecnova, Joaquín Pozo.

Otro de los efectos de la radiación es su capacidad para inducir la producción de compuestos antioxidantes. La energía irradiada por los ultravioleta es percibida por el producto como una supuesta agresión ante la cual establece un mecanismo de defensa. Éste consiste en activar los mecanismos metabólicos destinados a generar ciertos compuestos antioxidantes.


Berenjenas antes y después de la aplicación de ultravioleta
Berenjenas antes y después de la aplicación de ultravioleta
Sin embargo, para evitar que la luz emitida genere daños en el fruto, al tiempo que fomente esa producción de antioxidantes, es necesario medir con precisión la dosis que se aplicará en función del tipo de producto. “Si la dosis es insuficiente, los microorganismos no se ven afectados y, si es excesiva el vegetal sufrirá daños irreversibles. Los ensayos han demostrado que cuando la cantidad de luz que llega a los productos no es la idónea, vuelven a estropearse tras un periodo de tiempo en el que se reproducen las condiciones de transporte, distribución comercial, etc.”, matiza el investigador.
Por este motivo, durante las pruebas con distintas dosis, los investigadores han evaluado no sólo el crecimiento microbiano sino también las propiedades físico-químicas del fruto como los compuestos antioxidantes: vitamina C en pimiento, polifenoles en berenjena y licopeno en tomate. En todos los casos se ha producido un aumento de estos compuestos biosaludables.

Respetuosos con el medio ambiente

Uno de los objetivos de este proyecto es obtener una alternativa al uso de higienizantes clorados (lejía) -utilizados en los procesos de desinfección de productos hortofrutícolas- mediante la aplicación de radiación ultravioleta, técnica respetuosa con el medio ambiente al no generar residuos durante el proceso de descontaminación. No obstante, en el caso de los productos de IV gama, la luz UV-C no se plantea como sustituto sino como complemento de otros desinfectantes.

“Las frutas y verduras que se presentan preparadas para su consumo inmediato son, por sí mismos, productos dañados. Una fruta, por ejemplo, es rica en azúcares. Éstos son la fuente de la que se alimentan y crecen los microorganismos. Cuando cortamos una fruta, estamos facilitando que salgan al exterior todos esos jugos (exudados) que son caldo de cultivo idóneo para esos elementos patógenos. Por lo tanto, es indispensable una etapa de lavado líquido para desprenderse de todos esos microorganismos y exudados”.

La forma irregular que presenta la superficie de corte de este tipo de productos hace que la radiación ultravioleta sea insuficiente ya que no llega a todos los resquicios.

En el caso de vegetales frescos y enteros sólo se trata de disminuir la carga microbiana superficial. La piel es en principio, una extraordinaria barrera de protección frente al ataque de bacterias, mohos y levaduras de manera que no se requiere de procesos de desinfección tan importantes.

Diseño de un prototipo

Aunque la radiación ultravioleta ya se utiliza para la desinfección de aguas o la esterilización de envases de plástico, su aplicación a nivel agroalimentario es novedosa, apuntan desde Tecnova.

De hecho, comprobada la eficacia de este tratamiento con diferentes ensayos, el centro tecnológico y la empresa Ingro Maquinaria –especializada en la fabricación de tecnología para la industria hortofrutícola- han diseñado un prototipo de equipo que se comercializará próximamente.

Éste consiste en una cinta transportadora sobre la que se sitúa el equipo UV-C el cual va irradiando la luz conforme los productos van pasando por su interior.

INVESTIGADORES ALMERIENSES UTILIZAN LUZ ULTRAVIOLETA PARA DESINFECTAR HORTALIZAS - CienciaDirecta

INVESTIGADORES DE LA ONUBENSE APRENDEN CÓMO ACERCAR LA CIENCIA A LOS CIUDADANOS - CienciaDirecta

30/03/2012

La Unidad de Cultura Científica de la Universidad de Huelva (Vicerrectorado de Investigación), invitó a expertos en Comunicación Científica para participar en el I Ciclo de Conferencias para la Formación en Difusión Científica UHU-Difunde, un ciclo formativo cuyo objetivo principal fue la creación de expertos en comunicación científica.

Tras la apertura del ciclo de la mano de D. Jesús D. de la Rosa Díaz, Vicerrector de la Universidad de Huelva y Dª. Sonia Hernández Santano, Directora de la Oficina de Transferencia de Resultados de Investigación (OTRI), dio comienzo la ponencia de D. Gonzalo Álvarez Marañón, del Instituto de Seguridad de la Información del CSIC quien ofreció una clase magistral sobre "El Arte de Presentar en Congresos Científicos". Durante esta ponencia se prestó especial atención en la importancia de que los resultados de investigación salgan del entorno científico para llegar a la sociedad, ya que el avance y desarrollo social son el fin último de cualquier proceso de investigación.


Con el objeto de que la comunicación generada por los grupos de investigación sea eficaz, Dª. Ana M. García, de la Universidad de Valencia y Dª Elena Guardiola Pereira, de Bayer HealthCare Pharmaceuticals, explicaron el tratamiento informativo que debe llevarse a cabo para la redacción de un artículo y/o un póster científico con las ponencias "Como Escribir y Publicar un Artículo Científico" y "El Póster Científico", respectivamente. En ambos casos se prestó especial atención en la importancia de adaptar la información al público al que tengamos la intención de dirigir la información, aspecto que nos ayudará a acercar el conocimiento científico a la ciudadanía.

D. Juan Miguel Campanario Larguero, de la Universidad de Alcalá, ofreció la ponencia “Otros documentos de interés para los científicos”, durante la que expuso muchas y diversas fórmulas de comunicación científica además de las más empleadas por el personal investigador, que son el artículo y el póster científico.

Durante el encuentro Dª M. Carmen García Fernández y Dª. Cristina Ortega López, realizaron la presentación oficial de la Unidad de Cultura Científica (UCC) de la Universidad de Huelva, perteneciente al Vicerrectorado de Investigación. Esta Unidad se presenta como enlace entre investigadores/as y ciudadanos/as, gestionando las noticias generadas por el personal docente e investigador (pdi) y prestando apoyo a la Comunidad Universitaria para la organización de jornadas y actividades y para la difusión del conocimiento científico.

Gracias al patrocinio de la Consejería de Economía, Innovación y Ciencia y del Vicerrectorado de Extensión Universitaria de la Universidad de Huelva el personal docente e investigador de la Universidad de Huelva, así como estudiantes de posgrado, y otro personal de administración y servicios de la propia UHU tuvieron la oportunidad de formarse para que los resultados de sus investigaciones sean difundidos tanto en entornos científicos, como para hacerlos llegar a la ciudadanía.

INVESTIGADORES DE LA ONUBENSE APRENDEN CÓMO ACERCAR LA CIENCIA A LOS CIUDADANOS - CienciaDirecta

02 abril 2012

QUÍMICOS ANDALUCES UTILIZAN RESIDUOS AGRÍCOLAS PARA LA OBTENCIÓN SOSTENIBLE DE BIODIÉSEL, ADITIVOS ALIMENTARIOS Y PAPEL

26/03/2012


Firma: Fundación Descubre

Investigadores del Departamento de Ingeniería Química y Química Inorgánica de la Universidad de Córdoba, en colaboración con el departamento de Ingeniería Química, Química Física y Química Orgánica de la Universidad de Huelva trabajan en un proceso de separación de los distintos componentes de residuos procedentes de poda del olivar y pajas de cereales para obtener biodiésel, aditivos alimentarios y pastas celulósicas para obtener papel.


Los expertos ponen en práctica el concepto de biorefinería, que trata de aprovechar de manera integral la biomasa disponible, bien aprovechando el poder calorífico de estos residuos como fuente energética o bien obteniendo productos dirigidos a las industrias alimentarias y farmacéuticas. “La biorefinería es el término utilizado actualmente para describir la tecnología de fraccionamiento de la biomasa vegetal en energía, productos químicos y bienes de consumo”, explica el investigador responsable del proyecto, Alejandro Rodríguez, de la Universidad de Córdoba.
Los expertos quieren usar la biomasa vegetal como materia prima, tanto para producción de bioenergía como de bioproductos, superando la visión clásica de destinar los residuos sólo a la industria papelera. “Nuestra investigación no sólo aplica los procesos de pasteado clásicos, centrados exclusivamente en obtener una fracción sólida de los vegetales rica en celulosa”, explica Rodríguez.

De esta forma, los investigadores ponen en práctica procesos químicos que permitan separar con eficiencia los principales componentes de la materia vegetal. Una vez separados y purificados pueden presentar múltiples aplicaciones industriales como la fabricación de polímeros, es decir, estructuras químicas sobre las que obtener otros compuestos. Otros usos serían la formulación de productos químicos (fármacos, aditivos alimentarios, aromas...), el desarrollo de materiales con propiedades especiales (aislantes, adhesivos, espesantes, barnices, pinturas) y la obtención de bioetanol, además de la pasta celulósica para fabricar papel.

Un residuo, tres fracciones

Los investigadores separan los residuos en tres fracciones: hemicelulosas, celulosa y lignina. La primera se compone mayoritariamente de azúcares, por tanto, muy interesantes para la obtención de aditivos alimentarios, como los xilitoles que se añaden a los chicles.

Por su parte, la celulosa se ha venido aprovechando hasta la fecha en la obtención de pastas celulósicas para la posterior producción de papel y cartón. Sin embargo, los investigadores piensan en ella como base para la obtención de bioetanol. “Sometemos esta fracción a tratamientos físicos o químicos con objeto de modificar la estructura celular y conseguir soluciones óptimas. La degradamos a glucosa y obtenemos etanol mediante fermentación”, precisa Rodríguez.

Por tanto, los expertos pretenden partir del residuo agrícola extraer las fracciones más interesantes en unas concentraciones y calidad que sea aptas para procesos posteriores como la obtención de azúcares, la industria farmacéutica, la alimentación animal, composites o integrarla en otros compuestos, como base de la química verde.

En esta tarea, también participa la Universidad de Huelva que se encarga de la caracterización de la fracción hemicelulósica y de lignina. Esto supone que los expertos onubenses aportan datos de composición en azúcares que tiene la fracción hemicelulósica, así como la composición y potencia calorífica de la lignina que, dado la diferente naturaleza de cada materia prima, es distinta en la poda del olivo y en la paja de cereales.
Precisamente, en relación a este último residuo, la empresa ECOPAPEL de Écija está muy interesada en los resultados que se puedan obtener de este proyecto. “Están montando una línea de negocio basada en la elaboración de envases a partir de pasta celulósica a partir de paja de trigo y quieren aprovechar este recurso natural al máximo. Les interesa saber si es posible la obtención de etanol en lugar de pasta y qué hacer con las ligninas”, anticipa Rodríguez.

Ventajas ambientales

Además de sus objetivos científicos, los investigadores andaluces aportan con su proyecto un beneficio ambiental. Por un lado, aprovechan residuos abundantes en Andalucía como los restos de poda de olivo y la paja de trigo o arroz.

Actualmente, estos residuos se incineran o se trituran para esparcirlos sobre el terreno, lo que resulta caro y puede dar lugar a otros problemas como la aparición de plagas. La alternativa que proponen los investigadores supondría convertir ese residuo en un nuevo recurso. “Aprovechamos las fracciones hemicelulósica y lignina, que actualmente se queman e investigamos en el aprovechamiento de la celulosa para obtener bioetanol permitiendo un óptimo aprovechamiento de la biomasa vegetal”, precisa el investigador.

Por otra parte, en el proceso de obtención de los nuevos compuestos, los investigadores apuestan por la utilización de tecnologías y principios de química verde. Ejemplo de estas buenas prácticas son la recuperación de disolventes y reactivos, así como minimizar las emisiones de efluentes y gases.

Estos trabajos se desarrollan en el marco del proyecto Biorrefinería de residuos agrícolas. Beneficio de hemicelulosa, celulosa y lignina, calificado de excelencia por la Consejería de Economía, Innovación y Ciencia de la Junta de Andalucía.

CONTAR LA ‘CIENCIA EN 100 SEGUNDOS’

Fuente: Sociedad Andaluza para la Divulgación de la Ciencia.

La Sociedad Andaluza para la Divulgación de la Ciencia ha convocado en el marco de la X Feria de la Ciencia el primer concurso de vídeos educativos de divulgación científica ‘Ciencia en 100 segundos’. Con esta iniciativa, que cuenta con la colaboración de la Fundación Descubre, la Radio y Televisión de Andalucía y el Grupo Comunicar, la Sociedad pretende fomentar la divulgación de los conocimientos científicos a través de las nuevas tecnologías.

El concurso está abierto a todos los jóvenes que quieran participar de cualquier nivel educativo, excepto el universitario. Además, se establecerán tres categorías para participar, de modo que los candidatos deberán elegir con claridad en que categoría quieren participar.

Categoría A: Educación Primaria (participación Individual o de pequeños grupos).

Categoría B: Educación Secundaria, Bachillerato, Ciclos Formativos y otras enseñanzas (participación Individual o de pequeños grupos).

Categoría C: Colectivo al centro educativo (para aquellos trabajos en los que se observe la implicación colectiva de diferentes grupos, niveles educativos, profesorado, etc.).

Los videos deben explicar de forma didáctica experiencias educativas de carácter científico, que se vayan a presentar en la Feria de la Ciencia de Sevilla o cualquier otra experiencia científica libre, aunque, no participe este año en la Feria de la Ciencia.

La duración de los vídeos oscilará en torno a los cien segundos y además del vídeo los responsables deberán remitir la ficha de participación en la que figure una breve sinopsis de la experiencia científica con la que participan en el concurso y la cesión de los derechos de autor.

El plazo de participación está abierto hasta el próximo 2 de mayo, en tanto que la entrega de premios se celebrará el 11 de mayo en el transcurso de la Feria de la Ciencia de Sevilla.

Los cortos se remitirán junto con la ficha de participación a la dirección de correo electrónico secretaria@feriadelaciencia.org.

Más información: www.feriadelaciencia.org