Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2008

Blanca quiere ser astronauta

Blanca, una joven ingeniera aeronáutica, ha conseguido el permiso de su empresa para faltar hoy al trabajo. Lleva tiempo esperando la presentación en España de la campaña de reclutamiento de astronautas de la ESA, la Agencia Espacial Europea, y el momento ha llegado. Ha cogido el coche y, junto a otros compañeros, se han dirigido a las instalaciones de la agencia en Villafranca del Castillo, donde se ha organizado una rueda de prensa para hablar sobre esta convocatoria. Blanca ya conoce los detalles del proceso de selección gracias a internet, pero cualquier información adicional le servirá de ayuda para cumplir su sueño: ser astronauta. SINC // Enrique Sacristán / SINCEspaña 14.05.2008 18:22
Astronauta de la ESA durante un paseo espacial, el sueño de Blanca. Foto: ESA/NASA La ingeniera y sus compañeros se registran para poder acceder al Centro Europeo de Astronomía Espacial (ESAC) de Villafranca del Castillo, un complejo aeroespacial situado en el municipio madrileño de Vi…

Aznalcóllar, o cómo se pudo sacar provecho de lo que se aprendió

El riesgo existía y los científicos avisaron hasta seis meses antes. El 25 de abril de 1998 se produjo la mayor catástrofe ambiental de España: la ruptura de la balsa de la mina de pirita de Aznalcóllar que contaminó el corredor del río Guadiamar y llegó a las puertas del Parque Nacional de Doñana. Una década después del vertido, los niveles de contaminación son bajos gracias a los esfuerzos que, en su día, realizaron los investigadores, pero todavía no existen protocolos de actuación con asesoramiento científico para que las instituciones actúen en caso de crisis. SINC // Adeline Marcos // SINCEspaña Han pasado diez años desde que en la madrugada de aquel fatídico día se vertieran seis millones de metros cúbicos de agua y lodos tóxicos de pirita procedentes de la mina de cobre sueco-canadiense Boliden Aprisa. El vertido contaminó 63 kilómetros de cauce de los ríos Agrio y Guadiamar y 4.634 hectáreas de terreno. Casi un centenar de científicos, seleccionados por su especialidad y dispo…