Cabecera

Cabecera

21 enero 2006

La desinfección de las aguas residuales no genera trihalometanos

Un equipo del CSIC liderado por Josep María Bayona ha demostrado que el tratamiento de desinfección al que se someten las aguas residuales urbanas como tratamiento previo a su utilización para el riego, no genera subproductos cancerígenos clorados.


Las aguas residuales antes de su vertido son sometidas a un tratamiento encaminado a minimizar su impacto en el medioambiente. Si se pretende utilizarlas para el riego es necesario, además, desinfectarlas, ya sea con la adición de cloro o con la exposición a radiacion ultravioleta.


El estudio se ha realizado en tres plantas de depuración en explotación. Los niveles medidos de trihalometanos son inferiores a los permitidos en el agua potable. Se cree que estos valores, inferiores a los esperados, se deben a la presencia de amonio en las aguas residuales. Este resultado desaconseja la eliminación del amonio en aquellas aguas destinadas a ser desinfectadas.

14 enero 2006

Sobre la utilización de la pulpa de manzana como materia prima en la fabricación de carbón activo

El carbón activo es un material muy empleado en diversos sectores de la industria por sus excelentes propiedades para la adsorción de líquidos y gases.

Sus aplicaciones son tan variadas como lo son las materias primas que se emplean en su fabricación: carbón mineral, madera, huesos de frutas, cáscaras de frutos, etc.

Un equipo de investigación formado por personal del Instituto Nacional del Carbón del CSIC y de otro instituto suizo han desarrollado un procedimiento industrial para utilizar la pulpa de la manzana como precursor.

La pulpa de manzana es un residuo de los procesos de fabricación de sidra y zumo de manzana. Este nuevo procedimiento supondría su puesta en valor y la reducción de los residuos generados al fabricar sidra y zumo de manzana.

El proceso es, además, menos agresivo con el medioambiente y más sencillo que los empleados en la actualidad al utilizarse vapor de agua como agente activante en lugar de agentes químicos.

El producto obtenido tiene unas propiedades físicas muy interesantes para su empleo en la fabricación de supercondensadores, componente muy importante en los vehículos eléctricos, y campo de aplicación que se espera que sea muy importante en un futuro próximo.

El Instituto está buscando socios industriales entre los sectores generadores de pulpa y los productores de carbón activado.

Ya se han publicado los primeros resultados del análisis de la atmósfera de Titán

Los datos empíricos, proporcionados por el instrumento HASI (Huygens Atmospheric Structure Instrument) que ha viajado hasta Titán a bordo de la sonda Huygens, coinciden con los proporcionados por los modelos teóricos.

El estudio, realizado por un grupo internacional de científicos y técnicos de Italia, Francia, Finlandia, Reino Unido y España, ha sido publicado en la revista Nature.

Por la parte española han intervenido José Juan López-Moreno y Rafael Rodrigo del Instituto de Astrofísica de Andalucía (CSIC). El primero de ellos considera que la atmósfera de Titán es un retrato de la de la Tierra hace unos 3.500 millones de años y que el conocimiento de la atmósfera del satélite de Saturno nos ayuda a conocer nuestra propia atmósfera.

Por primera vez, gracias al HASI, ha sido posible medir de manera directa la temperatura, presión, densidad y propiedades eléctricas de la atmósfera del satélite entre los 1.200 km de altura y la superficie. Igualmente se ha determinado que la ionosfera ocupa una capa entre los 120 km y los 40 km de altura.

La atmósfera de Titán es la más parecida a la de la Tierra que se ha encontrado, es rica en Nitrógeno y densa. Se considera que su mayor distancia al Sol ha hecho que su evolución haya sido más lenta.

El HASI portaba además, un micrófono con el que se grabó el sonido (mp3) de la atmósfera de Titán durante su descenso.

Sonda Cassini-Huygens (www.sondasespaciales.com.com)

Sonda Cassini-Huygens (www.astroenlazador.com)

Sonda Cassini-Huygens (www.nasa.com) (en inglés)

Sonda Cassini-Huygens (www.esa.com) (en inglés)

Las lagunas profundas podrían ser empleadas para reducir la concentración de metales pesados en aguas residuales

La investigación ha sido llevada a cabo por un equipo de investigadores españoles del Departamento de Contaminación Ambiental del Centro de Ciencias Ambientales del CSIC y los resultados publicados en la revista LIMNETICA

Los procedimientos para eliminar los metales pesados de las aguas residuales que se vienen empleando son complejos y caros. El estudiado por el equipo de la doctora Arauzo es sencillo y económico. Según este estudio, la reducción del cromo, hierro y cinc llegó a ser del 60%.

El procedimiento se basa en el mismo principio de autodepuración que rige el ciclo natural del agua.

Los experimentos se han realizado en una laguna de 4,75 m de profundidad, 2200 m3 de capacidad y forma de pirámide invertida, situada en la Finca Experimental La Poveda (Arganda del Rey, Madrid).

Las lagunas profundas tienen frente a las poco profundas las siguientes ventajas a igual cantidad de agua almacenada:

  • Ocupan menos superficie y la inversión necesaria en terrenos es menor.
  • Las perdidas de agua por evaporación son menores, lo que significa que el agua que sale de ellas es menos salina y se puede emplear en riegos.

En estos momentos la investigación está paralizada por falta de financiación.

Manifiesto por la cultura veraz


Promovido por la Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico, este manifiesto ha sido suscrito por más de trescientas personas de muchos ámbitos: destacan investigadores científicos, periodistas y divulgadores científicos, pero también profesores, estudiantes, y profesionales de numerosos ámbitos. Un amplio espectro social de personas preocupadas por este tipo de manipulación del conocimiento.“La evolución de la sociedad depende de su cultura y, en nuestros tiempos, buena parte de esta depende de los medios de comunicación, que deben, por tanto, presentar la realidad de forma correcta, utilizando los hechos y razonando a partir de ellos. Evidentemente, los razonamientos relativos a la política, a las actuaciones de los gobiernos y, en general, los hechos relativos a la sociedad, son incompletos y su análisis suele llevar incorporado un cariz subjetivo que depende de la persona que hace el análisis. Sin embargo, cuando se seleccionan los hechos y se mezclan con la finalidad de obtener una conclusión, el resultado es manipulación.”

El manifiesto cita como ejemplo el programa “Cuarto Milenio”, del recientemente creado canal de televisión Cuatro: “Un canal que nace con vocación de formar e informar no puede ni debe tener este tipo de programas. Si un locutor del canal afirma, en el transcurso de un mismo programa, que el hombre nunca llegó a la Luna, que el Apolo 11 detectó un ovni en su viaje a la Luna y que en los alunizajes se descubrieron construcciones alienígenas, no sólo no debería tener ningún tipo de crédito sino que debería ser eliminado inmediatamente de la programación.” El problema, sin embargo, afecta también a otros canales televisivos (es notable el caso de la serie “Phenomena” de la Televisión Autonómica Canaria, en la que se afirman las más sorprendentes fenomenologías paranormales sin aportar nunca un balance racional de ellas). E igualmente sucede en numerosos programas de radio.

Los firmantes abogan por un control de calidad en los medios de comunicación que permita el asesoramiento en estos temas por expertos y separar “los hechos de las opiniones o especulaciones propias del presentador del programa o de la sección correspondiente ”, así como por que, en su compromiso con la cultura veraz, eliminen de su programación estos contenidos pseudocientíficos.

Este manifiesto es una alerta que ha promovido la SOCIEDAD PARA EL AVANCE DEL PENSAMIENTO CRÍTICO. “Defendemos la necesidad y el derecho de los ciudadanos a una cultura veraz y a una crítica racional que debería ser la base de los contenidos informativos de los medios de comunicación”, ha expresado Félix Ares de Blas, presidente de la misma. Esta asociación, desde hace veinte años, mantiene una decidida apuesta por esos contenidos, con actividades para el mundo escolar y publicaciones como “El Escéptico”.

ARP - Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico

Presentado el coche más pequeño del mundo

· Se trata de una molécula con forma de coche y un tamaño de 4 nanometros

Se puede definir como nanocoche monomolecular , y ha sido diseñado y construido en la Universidad Rice de E.E.U.U.

La molécula, formada principalmente por átomos de carbono, tiene forma de H y en la que los palotes verticales son los ejes en cuyos extremos están las ruedas y el trazo horizontal es el chasis que mantiene unido los ejes. Tiene un tamaño de 4 nanometros, para hacernos una idea un cabello tiene un diametro de 80 000 nanometros.

La molécula no solo tiene forma de coche, sino que también tiene parte de su funcinalidad; las ruedas giran y la suspensión permite al nanocoche adaptarse a las irregularidades del terreno por donde circula. Sin embargo carece de motor.

Las ruedas son una estructura conocida como futboleno, fullereno o buckyball

Una de las dificultades con la que se ha encontrado el equipo de investigadores ha sido demostrar que el vehículo no se limitaba a deslizar sobre la superficie sino que rodaba.

Experimentos como estos sirven para poner a punto técnicas para la síntesis de moléculas a la carta. El siguiente paso es la construcción de una "nanofurgoneta" con capacidad para transportar carga.

Idean un tratamiento para mejorar la calidad de las uvas de mesa

· Aplicado antes de que el fruto madure, aumenta el tamaño y mejora la consistencia.

Dulces, rojas y con efectos antioxidantes, sobre todo si se comen con piel. Estas son las cualidades que reúnen las uvas de mesa roja variedad Crimson (Vitis vinifera L.). Sin embargo, en ocasiones las manipulaciones que sufren desde su recolección hasta caer en manos del consumidor final provocan alteraciones en el fruto. Un equipo de investigadores del Departamento de Nutrición Vegetal del Centro de Edafología y Biología aplicada del Segura del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) acaba de probar una combinación de "bioactivadores" no contaminantes, clásicos y de nueva introducción que, aplicada sobre las hojas de la vid durante el cultivo, podría paliar estos problemas, según publica la revista Spanish Journal of Agricultural Research.

El tratamiento combina nitrógeno y calcio, dos elementos imprescindibles para el metabolismo de las plantas. En concreto, el nitrógeno afecta a las características sensoriales de la fruta (sabor, textura,.). Por su parte, el calcio afecta a la consistencia del fruto, al tratarse de un elemento clave en la estructura de las células vegetales. "La asimilación de este mineral durante el desarrollo del fruto es uno de los mayores problemas que afectan a la calidad comercial, y se le considera responsable de mucha enfermedades que surgen tanto durante el cultivo como en la conservación frigorífica y la comercialización", explica Fernando Riquelme, autor principal del estudio. Aunque era lógico suponer que un posible remedio sería aplicar aisladamente calcio y nitrógeno sobre la vid, en la práctica los investigadores observaron que esta estrategia apenas generaba cambios en el fruto.

Efecto combinado

La solución llegó de manos de un tercer ingrediente: el titanio. En sucesivos experimentos, Riquelme y su equipo comprobaron que si añadían ascorbato de titanio al nitrógeno y al calcio mejoraban algunos "índices físicos" de la planta. El resultado eran racimos de uva de color rojo algo más intenso, con menor desprendimiento de los granos y mayor resistencia de la piel de la uva durante su manipulación. Eso sí, los efectos sólo aparecían siempre y cuando que el spray se aplicara, según Riquelme, "en los momentos adecuados, fundamentalmente en las etapas inmediatas al cuaje de los frutos".

Los resultados indican que estas mejoras en la calidad de la cosecha son el resultado de la intensificación de la actividad general de la planta por una mayor eficiencia de las funciones fisiológicas, especialmente de los procesos de absorción y asimilación de sustancias nutritivas como el hierro, el calcio, el cobre y el zinc.

Fruta mejor conservada

Aunque el producto se ha probado ya en plantaciones comerciales de vid, los ensayos son, de momento, experimentales. Antes de su aplicación práctica será necesario repetirlos en diferentes condiciones y de forma continuado durante distintos ciclos de cultivo. El éxito en estos futuros ensayos permitiría ofertar a los consumidores uvas de más calidad, consistencia y vida útil, de mayor tamaño de grano y menor riesgo de alteraciones en posrecolección.

Un nuevo método acústico detecta sandías defectuosas, con huecos en su interior

· Investigadores españoles perfeccionan técnicas para determinar la calidad interna de las frutas estudiando las vibraciones sonoras que emiten al golpearlas

El tradicional método de comprobar la calidad de una sandía oyendo cómo suena al golpearla con la mano ya tiene una base científica sólida. Científicos españoles han profundizado en el estudio de las vibraciones acústicas de las sandías sin semillas, comprobando que una respuesta sonora irregular es señal de huecos interiores que deterioran la calidad del fruto. Perfeccionar esa innovadora técnica, descrita en el ultimo número de la revista Spanish Journal of Agricultural Research, ha servido para desarrollar un dispositivo portátil con el que los productores agrarios podrán conocer el estado interno de amplias muestras de sus sandías sin tener que desperdiciar ninguna para el análisis.

Belén Diezma, profesora de la Escuela Politécnica de Huesca, señala en su estudio que un clima variable al inicio de la temporada de cultivo de la sandía, o un exceso de riego o de fertilizantes, pueden provocar un problema que los agricultores denominan "agrietado o ahuecado interno". La aparición de cavidades en el interior reduce su frescura y sabor y puede llegar a afectar a más del 50% de las sandías sin semillas, que precisamente es la variedad más sabrosa de esta fruta..

Diseñar un oído electrónico

"Cuando una empresa productora de sandías planteó este problema a la directora de mi tesis doctoral, que tiene muy buen oído para la música, pensó que si ella detectaba diferentes sonidos al golpear una sandía defectuosa, grabarlos con un micrófono para analizarlos tendría muchas posibilidades", recuerda Belén Diezma. Cuando trabajaba en el Laboratorio de Propiedades Físicas de la Universidad Politécnica de Madrid, su equipo de investigación ideó un sistema para estudiar la respuesta acústica de una sandía al impacto de una bola metálica sobre un punto del "ecuador" de la fruta: colocaron un micrófono justo en el punto diametralmente opuesto al punto de impacto, sobre esa misma línea imaginaria que la divide en dos partes simétricas.

La idea era estudiar las frecuencias de resonancia de la sandía, que ya se sabía que están relacionadas con la firmeza en otras frutas y hortalizas como manzanas, melocotones y tomates. Adaptar esa técnica en su tesis doctoral para detectar los huecos internos de las sandías le proporcionó a Belén Diezma en 2001 el Premio para Jóvenes Investigadores de la Sociedad Española de Ciencias Hortícolas. En una sandía buena, la frecuencia de resonancia es la misma al golpear en diferentes puntos del "ecuador" de la fruta, mientras que en una defectuosa la "nota musical" va cambiando dentro de un intervalo.

Modo de vibración esférico

"Eso es lo que se puede afirmar desde el punto de vista estadístico, pero en la práctica no es tan sencillo y no se cumple en todas las frutas. Cuanto más maduras están, más difícil es distinguir una buena y una mala", advierte Belén Diezma. Para perfeccionar el método, su equipo comenzó a estudiar los diferentes modos de vibración de la sandía. Los últimos resultados revelan que el que está más relacionado con los huecos internos es el modo esférico, en el que al vibrar la sandía aumenta y disminuye de tamaño por igual en todo su volumen. "Esto confirma que la intuición fue buena al escoger el punto donde colocar el micrófono", afirma la investigadora.

Saber que el modo de vibración esférico es la mejor pista para detectar huecos acerca esta técnica hacia su inminente aplicación: un equipo portátil para que los agricultores puedan analizar la calidad interna de sus cultivos de sandía a medida que crecen. El nuevo método acústico les dará una idea fiable del estado de su cosecha sin necesidad de destruir las frutas escogidas para la muestra. De momento los investigadores han solicitado la patente para ese dispositivo, surgido de llevar el saber popular al terreno de la ciencia y la tecnología.

El nuevo mapa de riesgo volcánico de Tenerife analiza el peligro de una próxima erupción

El nuevo mapa de riesgo volcánico de Tenerife analiza el peligro de una próxima erupción

· Por primera vez se ha realizado una evaluación fiable, basada en el estudio de las señales dejadas por las erupciones en los últimos 30.000 años

Tras la falsa alarma del año pasado, la isla de Tenerife ya cuenta con mapa de riesgo volcánico. Científicos de la Estación Volcanológica de Canarias han presentado la primera evaluación con rigor sobre la posibilidad de una nueva erupción del Teide. Su investigación, publicada en la revista científica Estudios Geológicos, describe las zonas de mayor peligro y es un paso fundamental para poder detectar con tiempo un eventual despertar del Teide, que en las últimas décadas no ha dado el más mínimo síntoma de actividad.

"A pesar de la actual calma volcánica, la ausencia de estudios serios ha propiciado declaraciones alarmistas por parte de científicos que, sin base alguna, asustaron a la población", declara Juan Carlos Carracedo, uno de los autores del estudio. Este geólogo del CSIC recuerda que se llegó a poner fecha (9 de mayo de 2004) a la erupción que nunca ocurrió y que muchas personas dormían vestidas, acumularon provisiones y algunos vendieron propiedades, cuando detrás de la supuesta crisis no hubo más que unos temblores de tierra imperceptibles por las personas, y lo que se tomó como una fumarola de gases volcánicos en medio de una zona muy poblada era en realidad el respiradero de una fábrica de quesos.

Reconstruir el pasado volcánico

"Es como si oyes arañazos en el cuarto de baño y alguien te dice que es un tigre. Mejor ir y comprobar que, como te esperabas, es sólo un gato", explica Carracedo. Frente a la especulación que provocó que la prensa internacional se refiriera a la isla como Terrorife, este científico y su equipo buscaron datos objetivos para valorar el riesgo de una erupción a corto plazo, es decir, durante los próximos siglos.

Los investigadores se propusieron reconstruir el pasado volcánico "reciente" de la isla. En geología, reciente es un término que abarca los últimos 30.000 años, mientras que las referencias históricas sobre las Canarias sólo cubren unos pocos siglos. Por eso recurrieron a la datación de los restos de lava, con carbono-14 y otros isótopos radiactivos, para poder establecer una cronología de las erupciones más recientes.

Completaron su estudio perfeccionando y digitalizando la cartografía geológica de la isla, y el resultado es el nuevo mapa de riesgo volcánico de Tenerife, cuya zona de mayor peligro está en la dorsal noroeste del Teide. "Teniendo en cuenta que es imposible predecir una erupción -explica Carracedo- los mapas de riesgo sí permiten concretar las zonas donde es más probable que se produzca, así como sus posibles efectos: el tipo de erupción, la extensión de las lavas, etc."

Catastrofismo injustificado

Este mapa de probabilidades, aunque no sirva para predecir una erupción, ayudará a detectarla cuando se esté iniciando, lo que da un margen de tiempo vital para tomar decisiones y preparar a la población. La clave está en que antes de una erupción siempre ha habido terremotos fuertes y fáciles de detectar. "Sin embargo, para ello hay que tener los medios adecuados y aquí, hoy por hoy, no los tenemos", lamenta Juan Carlos Carracedo.

La situación en Canarias, sin tan siquiera una Facultad de Geología y con estaciones sísmicas sin funcionar por falta de fondos, contrasta con la de Hawaii (EEUU), otro paraíso para los turistas pero también para los volcanólogos. Hawaii es igualmente una isla volcánica, pero con muchísimas más erupciones en los últimos 10.000 años que Tenerife, además de frecuentes terremotos que llegan a superar la magnitud 7 en la escala de Richter y a provocar tsunamis.

Sin embargo, en Hawaii el constante estudio y vigilancia del volcanismo evita situaciones de alarma social que sí producen en Canarias pequeños temblores. Para Juan Carlos Carracedo, la falta en Canarias de una estrategia de investigación volcanológica provoca un catastrofismo no justificado: "En realidad, el riesgo volcánico en Canarias es un sólo un gato. Un gato que también puede arañar y hacer daño, pero los tigres están en otras zonas, sobre todo en los bordes de colisión entre placas tectónicas, donde se dan un día sí y otro no terremotos, tsunamis y volcanes verdaderamente catastróficos".

Las imágenes por satélite permiten evaluar el estado de los encinares y alcornocales españoles

Las imágenes por satélite permiten evaluar el estado de los encinares y alcornocales españoles

· Gracias a las imágenes obtenidas con sensores remotos de alta resolución se puede reducir el coste y el tiempo invertido en los estudios de vegetación.

Los sensores remotos de alta resolución espacial, ampliamente utilizados en estudios cartográficos, podrían convertirse también en potentes aliados en el estudio de los bosques españoles de encinas y alcornoques, según una investigación publicada en el número de agosto de la revista Investigación agraria: Sistemas y recursos forestales. A esta conclusión ha llegado un grupo de científicos de la Universidad de Córdoba y la empresa Auxiliar de Recursos y Energía (AURENSA) tras estudiar los procesos de decaimiento forestal en un monte alcornocal utilizando imágenes del satélite IKONOS, el primer satélite comercial que ofrece hasta un metro de resolución espacial.

El decaimiento forestal o “seca” de las encinas (Quercus ilex) y los alcornoques (Quercus suber) es una enfermedad compleja, difícil de diagnosticar, en la que intervienen múltiples factores. Los árboles afectados sufren un deterioro gradual y generalizado, que desemboca en su muerte. Por eso, para tratar de ponerle remedio, en Andalucía trabajan conjuntamente sobre el terreno patólogos, entomólogos, metereólogos, ingenieros y selvicultores. Y ahora, desde el espacio, también los sensores de alta resolución.

Alcornocales dañados

Para llevar a cabo el nuevo estudio, los investigadores se desplazaron hasta los alcornocales del monte “La Alcaidesa”, en la provincia de Cádiz, con el fin de realizar el inventario de daños y la delimitación de los focos de “seca”. De cada uno de los 592 ejemplares dañados, describieron los daños y anotaron las coordenadas GPS. El trabajo prosiguió en el laboratorio, donde se comparó la información obtenida durante el trabajo de campo con las imágenes del satélite IKONOS.

Los resultados confirmaron la fiabilidad del estudio de masas de Quercus a través de sensores espaciales, con lo que ello supone en reducción de tiempo de trabajo y costes. “Si tenemos en cuenta la gran superficie de encinar-alcornocal que existe en regiones como Andalucía, Extremadura o Castilla la Mancha, queda patente el interés del uso de satélites para evaluar el estado de estas masas forestales”, afirma Rafael Navarro, profesor del Departamento de Ingeniería Forestal de la Universidad de Córdoba y coautor del estudio.

Oportunidades para la selvicultura

Además, el trabajo corrobora el protagonismo que está tomando la teledetección en el estudio de los recursos forestales. “Los selvicultores siempre han necesitado de la topografía y de la cartografía para el desarrollo de sus trabajos – recuerda el profesor Navarro –. Dado que la teledetección y los sistemas de información geográfica (SIG) permiten obtener información de muy distinta naturaleza, a diferentes escalas, y que ambas herramientas combinadas aumentan nuestra capacidad de análisis, debemos aceptar que estamos en un momento fundamental en la evolución de la selvicultura”.

Por eso, este equipo de investigadores ha dado un paso más y ha empezado a aplicar la teledetección para evaluar el estado de otro tipo de bosques, como masas artificiales de pinos, con ayuda de otro sensor espacial llamado ASTER.

Un estudio matemático permite identificar los vínculos entre los principales estilos del flamenco

· Los investigadores han aplicado técnicas propias de la Biología y la Genética para establecer el árbol de la evolución de los diferentes palos flamencos

· El ritmo es la clave, un componente básico en la música sobre el que se construyen letra, armonía y melodía

Que música y matemáticas están íntimamente relacionadas es algo que sabíamos hace tiempo. Pero ¿cómo puede explicarse en términos matemáticos algo tan complejo como el flamenco? Un equipo multidisciplinar formado por investigadores de la Universidad de Sevilla, la Universidad Politécnica de Madrid y las universidades canadienses Queen’s y McGill, con la colaboración de una concertista de la Real Escuela Profesional de Danza de Madrid, parece haber dado con la respuesta, según publica el último número de La Gaceta de la Real Sociedad Matemática Española.

La clave está en el ritmo. “En términos sencillos, podemos definirlo como una división o partición del tiempo de ejecución musical”, afirma José Miguel Díaz-Báñez, profesor de Matemática Aplicada en la Universidad de Sevilla y responsable del estudio. Su trabajo se ha centrado en analizar las relaciones entre los estilos flamencos, fijando su atención exclusivamente en el ritmo que marcan las palmas. No en vano, como asegura Díaz-Báñez, “el ritmo es un componente básico en la música, sobre el que se construye todo lo demás: letra, armonía y melodía”.

Un árbol evolutivo para el flamenco

Como si de especies biológicas se tratara, los investigadores han desarrollado un árbol filogenético para la evolución de los compases del flamenco representados por cinco palos: fandango, soleá, bulería, seguiriya y guajira. “El patrón rítmico o compás sería el código que contiene la información genética” de cada estilo, explica Díaz-Báñez. Así, de igual modo que en las comparaciones entre especies, el primer paso consiste en calcular las distancias, es decir, obtener una medida que permita establecer cómo de similares son sus “materiales genéticos”.

Díaz-Báñez y su equipo han utilizado dos medidas: la distancia cronotónica y la distancia de permutación dirigida. La primera, usada habitualmente en estudios de fonética y reconocimiento de voz, mide simplemente la diferencia que existe entre la representación gráfica de dos ritmos. La permutación dirigida, por el contrario, es de reciente aparición, y ha sido propuesta por el profesor Toussaint para estudiar los ritmos africanos. Se define como el mínimo número de permutaciones o cambios que llevan de un ritmo a otro. Así, por ejemplo, si cambiamos una palma por un silencio hemos hecho una permutación. “Precisamente este tipo de cambios lo hemos apreciado en una modificación del compás que se viene haciendo últimamente en la bulería”, apunta el investigador sevillano.

Recopilando y analizando todas las distancias con técnicas de Bioinformática, han construido un árbol que refleja las relaciones evolutivas entre las “especies musicales”. A partir de él esperan determinar la procedencia de cada estilo, encontrar posibles ritmos ancestrales e, incluso, identificar las propiedades que hacen que exista predilección por ciertos tipos de ritmos.

La geometría de las bulerías

Aunque las indagaciones en este sentido acaban de empezar, los autores del estudio ya han detectado una propiedad geométrica de preferencia, habitual en ciertos palos flamencos, a la que denominan “asimetría rítmica”. A nivel musical, está relacionada con el concepto de silencio alargado que tanto atrae a los aficionados a estos cantes. Su presencia en bulerías, bulerías por soleá y soleares podría explicar la popularidad de la bulería entre el público general, así como la inclinación de los llamados “puristas” del flamenco por los estilos que usan el patrón de la soleá.

Por otro lado, la investigación parece refutar la idea de que el fandango, que ocupa una posición central en el árbol filogenético, podría ser la fuente de todos los compases flamencos. También ocupa un lugar central la guajira, un estilo de los llamados de ida y vuelta que emigró a Cuba y volvió al flamenco “prendado de los modos musicales sudamericanos”, aunque en este caso Díaz-Báñez atribuye su situación a un “posible indicio de ancestralidad”.